Conectarse

Recuperar mi contraseña


¿Quién está en línea?
En total hay 2 usuarios en línea: 0 Registrados, 0 Ocultos y 2 Invitados

Ninguno

[ Ver toda la lista ]


La mayor cantidad de usuarios en línea fue 49 el Miér Dic 05, 2012 2:27 am.







Últimos temas
» DNA: Omega Evolution (Afiliación Elite)
Jue Nov 14, 2013 11:52 pm por Invitado

» fairy tales returns elite
Vie Oct 18, 2013 9:50 am por Invitado

» Ciudad Silenciosa (Cazadores de Sombras RPG) ~ Afiliación Elite
Dom Ago 04, 2013 4:28 am por Invitado

» ¡REVIVAMOS STORYBROOKE!
Sáb Ago 03, 2013 9:00 am por Evelynn Stratford

» Creando Mundos [Normal]
Vie Ago 02, 2013 2:37 pm por Invitado

» Registro de nombre y apellido
Lun Jul 29, 2013 12:46 pm por Adah S. Hunter

» Registro de Empleo
Lun Jul 29, 2013 12:45 pm por Adah S. Hunter

» Registro de avatar
Lun Jul 29, 2013 12:41 pm por Adah S. Hunter

» Adah Samantha Hunter {ID}
Lun Jul 29, 2013 12:37 pm por Adah S. Hunter







Fateful



¡Vótanos!

Welcome to my life.

Ir abajo

Welcome to my life.

Mensaje por Megan C. Morgan el Vie Ago 10, 2012 1:32 am

"Y ahora sé que el día en que yo me muera
me tumbaré sobre la arena y que me lleve lejos cuando suba la marea."

Al final, Megan se había acostumbrado rápidamente a la vida en la calle; tan poco estaba tan mal, quitando el dolor de espalda por cargar su mochila de un lado a otro constantemente. Se las apañaba bastante bien para conseguir comida, aunque fuera mendigandola por todos los establecimientos donde vendían comida. Había empezando pidiendo aquello que estuviera caducado de pocos días o que fueran a tirar, al fin y al cabo, esa comida acabaría en la basura, ¿que más les daba que se la llevase ella? Además, su búsqueda de trabajo, no es que fuera viento en popa exactamente, no había manera de que nadie la contratase, ni si quiera ofreciéndose a trabajar por un salario mínimo había conseguido un empleo, y aquello ya empezaba incluso a deprimirla. No podía pasarse los tres años que le quedaban de carrera en la calle y mendigando comida por las esquinas. La idea de volver a casa de su amiga había aparecido en más de una ocasión en su cabeza, pero ya había estado con ella algo más de un año, y no podía seguir abusando de su hospitalidad, sobre todo cuando Megan no podía si quiera contribuir a los gastos de la casa. Lástima que no pudiera volver al orfanato, ¡quien iba a decir que lo echaría de menos! Cuando terminara sus exámenes y tuviera un hueco iría a hacerles una visita a todos.

Aquella mañana había sido, intensa. Teniendo en cuenta que se les acababa el tiempo de clases anterior a los exámenes, Megan estaba de los nervios y no podía parar quieta. Esperaba que le diera tiempo a estudiar todo lo necesario, no podía permitirse sacar notas bajas, eso no entraba en sus planes. Tras sus clases, como de costumbre, había acudido a hospital a estar un rato con los niños que estaban allí ingresados, así los padres podrían descansar un rato; además, no sabía como, pero Megan siempre se las apañaba para sacar una sonrisa de aquellos niños, incluso aquellos que parecían más tristes o enfurruñados. A Megan no le parecía nada justo que un niño tuviera que pasar tiempo ingresado en un hospital, aquello les quitaba gran parte de su infancia y los niños deberían estar en la calle, jugando, dando saltos y molestando a los vecinos de vez en cuando, no encerrados en una habitación de hospital sin levantarse de la cama. Por eso Megan trataba de acudir lo máximo posible al hospital, no era médico, ni tenía demasiada idea sobre medicina, pero creía que estar de buen humor y ser optimistas les ayudaría a mejorarse.

Cuando salió del hospital, estaba hambrienta, pues llevaba todo el día en ayunas. Tenía que ir a la biblioteca a estudiar, pero antes se pasaría por Granny's a mendigarle a Kate, o a quien estuviera en la barra en aquel momento, algo de comida. Puede que se les hubiera caducado algún yogurt o tuviera algo que estuviera para tirar. Llevaba la mochila colgada del a la espalda y el pelo recogido en una cola de caballo. Nada más entrar en Granny's, se acercó a la barra y vio a Kate, y antes de que Megan pudiera siquiera decir nada, la camarera ya había contestado a su pregunta no formulada. -¿Nada de nada? ¿Seguro que no tenéis nada que se esté poniendo malo? - preguntó, aunque la camarera le hubiera dejado claro que no tenían nada para darla. Megan rebuscó en sus bolsillos, en vano, no necesitaba mirar en sus bolsillos para saber que estaba sin un duro. Kate se fue a atender a uno de los clientes y Megan se sentó en un taburete y apoyó los brazos en la barra; su estómago no tardó en rugir. -¡Oh, callate! - le imploró a su estómago. Desde que se había ido de casa de su amiga había adelgazado considerablemente, y eso que de por sí, ella siempre había sido una chica delgadita.

_________________



Blue Fairy
I'll appear when you wish upon a star

Spoiler:

avatar
Megan C. Morgan
Seres Mágicos
Seres Mágicos

Soy : El Hada Azul
Mensajes : 45
Empleo /Ocio : Estudiante de magisterio / Desempleada / Voluntaria en el hospital / Ayudante en la organización de eventos por el Ayuntamiento.
Fecha de inscripción : 28/07/2012

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Welcome to my life.

Mensaje por Lee Jin Seong el Vie Ago 10, 2012 4:48 am

Aquel día ya comenzó siendo agotador. Tuvo que levantarse realmente temprano ya que había acordado que habría una sesión de fotos de su próximo disco. La simple idea de levantarse tan temprano siempre le había torturado de una manera indescriptible, pero ¿qué se le va a hacer? es su trabajo, cosa que él adoraba y si quería seguir en el mundo de la música y el espectáculo debería poder soportar esos pequeños obstáculos; así que, armado con una sonrisa, se desperezó y llegó a aquel enorme edificio junto a sus compañeros del grupo. Cabe admitir que, a pesar de que muchos estaban todavía muertos de sueño, las bromas y las risas lograron despertarlos a todos por completo; se lo pasaba verdaderamente bien con todos ellos, pero siempre es bueno tomarse un tiempo para si mismo, ¿no?. Es por esto que, aprovechando el tiempo que daban para que los chicos se tomasen un descanso, optó por salir un rato a la calle, le habían hablado de una cafetería que parecía estar bien, iba directo hasta la puerta hasta que el grito de uno de sus compañeros le frenó en seco.- ¡Jin, yo que tú me pondría una ropa que llame menos la atención para salir a la calle! -No supo de lo que hablaba hasta que se miró a sí mismo, llevaba todavía aquella extravagante ropa que solía usar para los vídeos, conciertos o sesiones de fotos, entonces una pequeña carcajada salió de él, dándose un leve golpe en la cabeza con la mano- ¡Qué torpe! -Todavía riéndose de el error que estuvo a punto de cometer, se fue a una de las habitaciones para cambiarse de ropa y pasar así desapercibido delante de la gente, así que decidió ponerse la ropa más normal del mundo, una simple camiseta blanca, un chaleco negro y unos pantalones vaqueros, sin olvidar sus gafas de sol; no es que creyese que el simple hecho de llevar gafas ya conseguía que la gente no le reconociese, lo hacía porque sabía lo mucho que le molestaba la luz del sol si llevaba mucho tiempo encerrado. Una vez vestido, se despidió de todos y emprendió la marcha.

No sabía exactamente dónde estaba aquella cafetería, pero lo que sí sabía era que no estaba muy lejos de dónde él trabajaba; aún tenía tiempo para buscar un poco más, pero si no la encontraba pronto debía conformarse con la comida que les daban allí. Por suerte, pudo divisar a lo lejos el escaparate de una cafetería, fue entonces cuando se acercó a paso ligero para asegurarse de que era ésta de la que le hablaban.- Hmmm... Sí, debe ser esta. Y si no... bueno, tengo hambre así que comeré aquí igualmente. -Entró un tanto tímido abriendo la puerta poco a poco y echando un vistazo al lugar para situar alguna mesa libre, pero todas estaban ocupadas en aquel momento así que se sentó en una de las sillas de la barra y pidió un café con leche, un sandwich de jamón y queso y un pequeño dulce de postre. Poco después de haber llegado su pedido, entró una joven que aparentaba ser una estudiante, al principio no le llamó demasiado la atención, la veía como una clienta más y estaba demasiado ocupado llevándose el sandwich a la boca, pero llegó un momento en el que la muchacha dijo algo que llamó su atención por completo, haciendo que la mirase de reojo."¿Por qué iba a querer algo que se esté poniendo malo? ¿no tiene nada para comer...?" se preguntó Jin a si mismo mientras miraba a la joven de arriba abajo. Por alguna extraña razón se sintió hasta mal por estar comiendo justo al lado de alguien que no tenía dinero ni si quiera para comprarse un triste donut, dejó su comida a un lado y se atrevió a dirigirle la palabra a la chica.- Hola, disculpa si te molesto, pero... no he podido evitar escuchar lo que dijiste... ¿Puedo invitarte a comer algo? -Esbozó aquella dulce sonrisa que tanto le caracterizaba, esperando que la chica no rechazase su oferta, se sentiría bastante mal.- ¡Ah, por cierto! -Exclamó al darse cuenta de su falta de educación.- Mi nombre es Seong Lee Jin, pero puedes llamarme solamente Jin. -Dijo extendiendo su mano para estrechársela a la chica, todavía sin borrar aquella sonrisa de su rostro.

_________________
avatar
Lee Jin Seong
Chicos de Storybrooke
Chicos de Storybrooke

Soy : A-e-i-o-u, ¡practico para mi concierto!
Mensajes : 11
Empleo /Ocio : Cantante / Actor
Localización : Descansando bajo la sombra de algún árbol ~
Fecha de inscripción : 08/08/2012

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Welcome to my life.

Mensaje por Megan C. Morgan el Miér Ago 22, 2012 11:02 pm

Megan tenía suerte de que la falta de comida no influyese en su estado de ánimo, sino, en aquel momento sería la chica más insoportable de todo Storybrooke. Nunca había tenido demasiado, eso era cierto, y la falta de bienes materiales no le importaba lo más mínimo, pero también era cierto que siempre había tenido algo que llevarse a la boca, y la falta de ello era algo realmente horrible. A veces, incluso llegaba a darle vueltas a aquello que Chris siempre le decía, pues al fin y al cabo, ella necesitaba dinero ahora y había invertido el poco dinero que tenía, e incluso dinero que todavía no había ganado en sus estudios, pero de nada le serviría aquello si se moría de hambre. Pero Megan intentaba ser optimista, alegando que en un momento u otro la contratarían para algo y por lo menos tendría dinero para comer. Además, ella estaba estudiando magisterio por que le gustaban los niños y le encantaría poder enseñarles todos los misterios que el mundo esconde, a parte de todo lo que necesitan saber para tener una buena educación. Cuando era pequeña, Megan adoraba a su maestra en la escuela, y ella quería ser ese tipo de profesora a la que sus alumnos adoran.

Su estomago parecía reacio a hacer caso de sus peticiones por que dejara de hacer ruido, aunque estaba claro que en una cafetería llena de comida le iba a ser difícil olvidarse del hambre que tenía. Al poco de que Megan terminase de hablar con Kate y se sentase en uno de los taburetes, el chico que había a su lado la habló, por lo que Megan ladeó la cabeza para mirar de quien se trataba y para no ser descortés, pues siempre hay que mirar a la cara a aquel que esté hablando contigo. Enrojeció levemente cuando el chico comentó que había escuchado su conversación con Kate, pues ella no estaba precisamente orgullosa de tener que mendigar comida. Al escuchar su invitación, lo primero que cruzó su mente fue una negativa; una cosa era coger comida que, de otra forma se iba a desperdiciar, y otra muy diferente que le pagaran la comida. - Yo.. lo siento, pero no puedo aceptarlo. - dijo algo cortada y en un tono de voz algo bajo. Su estómago, como no, protestó ante la respuesta que dio Megan. Estrechó la mano del chico cuando éste se presentó y sonrió levemente. - Encantada Jin, yo soy Megan, Megan Morgan. - dijo presentándose. Su estómago volvió a rugir, esta vez más fuerte y Megan estaba segura de que Jin también había oído el rugido, por lo que se replanteó su invitación. - Bueno, puede que acepte algo de comer... - dijo mordiéndose levemente el labio y desviando la mirada. Estaba claro que no le gustaba nada aquello, pues le daba la impresión de que se estaba aprovechando de las buenas intenciones de la gente, aunque su estómago tenía otra opinión al respecto. -Te lo devolveré. - dijo en un tono de voz más alto de lo que había hablado anteriormente. Se sentía en deuda con todas aquellas personas que, en algún momento, la habían ayudado, aunque esas personas nunca aceptaban nada a cambio de aquello que habían hecho por ella.

Sabía que el chico le diría que no hacía falta que se lo devolviera o algo por el estilo, al fin y al cabo, si la había invitado sería por algo, ¿no? Observó por el rabillo del ojo lo que el chico estaba desayunando; café, sandwich y dulce, a Megan se le hacía la boca agua. Aún así, cuando le preguntara que era lo que quería comer, Megan elegiría lo más barato que sirviesen en la cafetería; por costumbre y por que no quería que Jin se gastara demasiado, pues desconocía cuanto dinero tenía y, además, bastante que se había ofrecido a invitarla a algo de comer.

Off. Siento la tardanza, me fui de vacaciones.

_________________



Blue Fairy
I'll appear when you wish upon a star

Spoiler:

avatar
Megan C. Morgan
Seres Mágicos
Seres Mágicos

Soy : El Hada Azul
Mensajes : 45
Empleo /Ocio : Estudiante de magisterio / Desempleada / Voluntaria en el hospital / Ayudante en la organización de eventos por el Ayuntamiento.
Fecha de inscripción : 28/07/2012

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Welcome to my life.

Mensaje por Contenido patrocinado


Contenido patrocinado


Volver arriba Ir abajo

Volver arriba

- Temas similares

 
Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.