Conectarse

Recuperar mi contraseña


¿Quién está en línea?
En total hay 2 usuarios en línea: 0 Registrados, 0 Ocultos y 2 Invitados

Ninguno

[ Ver toda la lista ]


La mayor cantidad de usuarios en línea fue 49 el Miér Dic 05, 2012 2:27 am.







Últimos temas
» DNA: Omega Evolution (Afiliación Elite)
Jue Nov 14, 2013 11:52 pm por Invitado

» fairy tales returns elite
Vie Oct 18, 2013 9:50 am por Invitado

» Ciudad Silenciosa (Cazadores de Sombras RPG) ~ Afiliación Elite
Dom Ago 04, 2013 4:28 am por Invitado

» ¡REVIVAMOS STORYBROOKE!
Sáb Ago 03, 2013 9:00 am por Evelynn Stratford

» Creando Mundos [Normal]
Vie Ago 02, 2013 2:37 pm por Invitado

» Registro de nombre y apellido
Lun Jul 29, 2013 12:46 pm por Adah S. Hunter

» Registro de Empleo
Lun Jul 29, 2013 12:45 pm por Adah S. Hunter

» Registro de avatar
Lun Jul 29, 2013 12:41 pm por Adah S. Hunter

» Adah Samantha Hunter {ID}
Lun Jul 29, 2013 12:37 pm por Adah S. Hunter







Fateful



¡Vótanos!

¡No son fantasias y voy a demostrarlo!

 :: Alrededores :: Minas

Página 2 de 2. Precedente  1, 2

Ir abajo

Re: ¡No son fantasias y voy a demostrarlo!

Mensaje por Lucy A. Roberts el Jue Feb 14, 2013 10:05 am

Quizás se había precipitado un poco a la hora de ofrecerse voluntaria para bajar a las minas, y sabía que aquello molestaría a la alcaldesa, pero Lucy siempre había sido una chica muy decidida y no había tenido que pensarlo dos veces para saber que bajaría si aquella era la única forma de sacar a Paula de allí. Podía parecer que lo hacía para luego llevarse el mérito y que la gente del pueblo por fin la aceptara, pero esa no era en absoluto la razón. Lo único que la movía a ofrecerse era sacar de allí tanto a Paula como a su acompañante antes de que las ocurriera nada. Podía haber esperado a que alguien más se ofreciera, y seguramente ese otro alguien hubiera sido la alcaldesa, pero lo que había dicho lo sentía realmente, todo el pueblo dependía de Siobhan, que era la mujer que sacaba aquel pequeño lugar adelante; Lucy, en cambio, realmente no tenía nada que perder, siempre había estado sola, y si algo le pasara en las minas nadie la echaría de menos. Aunque fallar no entraba en sus planes, no señor, no cuando dos personas dependían de ella para salir sanas y salvas. Asintió con la cabeza al ver que la alcaldesa coincidía con ella en aquello, de lo contrario aquello no habría desembocado en otra cosa que una discusión, y no tenían tiempo que perder.

Al parecer, el que parecía el jefe de bomberos, también coincidía con lo que Lucy acababa de decir y no tardó en acercar el camión de bomberos y tenderle a Lucy uno de los arneses, que esta no tardó en comenzar a ponerse. Estaba segura de que a ninguno de ellos les hacía ninguna gracia, por diferentes motivos, que una ciudadana de a pie fuera la que descendiera por aquel conducto para rescatar a aquellas dos chicas, pero todos coincidían en algo: no había otra forma de hacerlo. Lucy no tardó en tener colocado en arnés y, en cuanto lo hizo, el chico la tendió el mapa y el walkie con el que ella debía tratar de entablar contacto con Paula. Asintió a lo que le decía, colgándose el walkie del arnés y cogiendo el mapa. – Descuide, trataré de localizarlas lo antes posible. – dijo en un tono que mostraba una seguridad en sí misma que no tenía. Robert, el sheriff, no tardó en pasarle otro walkie y una linterna, que Lucy se colgó como pudo en el arnés, ya que no podía llevarlo todo en la mano. –Os mantendré informados en todo momento.—dijo asintiendo levemente con la cabeza. Entonces el sheriff se apartó de ella y dio la orden de que empezaran a bajarla. Lucy comenzó a bajar por el conducto de ventilación sin dificultad gracias a su delgadez. Al de un rato salió del conducto y sus pies tocaron el suelo, desenganchó el arnés y encendió la linterna, mirando alrededor. Sacó el walkie que comunicaba con el sheriff y pulsó el botón para hablar. – Ya estoy abajo. Voy a buscarlas. – tras decir eso soltó el botón y comenzó a caminar.

Al de un rato, en el que Lucy había estado caminando por los conductos con despacio, tratando de recordar el camino, y a la vez mirando el mapa de vez en cuando para saber dónde estaba, Lucy escuchó la voz de Paula a través del walkie y se precipitó a cogerlo. –¡¿Paula?! Sí, sí, claro que estoy. – No pudo hablar mucho más con Paula, porque en seguida cogió Rebecca el walkie y se puso a hablar con ella. No era momento para charlas ni regañinas, y Lucy decidió que lo mejor era ir al grano cuanto antes. – ¿Me recibís bien? Bueno, escuchad, estoy aquí abajo, necesito dar con vosotras para que los bomberos puedan sacarnos. – dijo de carrerilla, para que no la cortaran. Las minas estaban que se caían, aunque no iba a decirles eso, pues no quería que se asustaran. Mientras esperaba la respuesta, cogió el otro walkie. – Han vuelto a ponerse en contacto conmigo. – informó al sheriff, y volvió a guardar ese walkie. Siguió caminando, mirando el mapa atentamente e intentando adivinar qué camino podían haber recorrido y en qué punto podían encontrarse en aquel momento. Al de un rato distinguió dos siluetas a unos metros de dónde se encontraba ella y apuntó hacia allí con la linterna, tratando de asegurarse de que eran ellas. –¿Paula? ¿Rebecca?

_________________

[Tienes que estar registrado y conectado para ver esa imagen]
She was a girl who had nothing until she found her way back home.



avatar
Lucy A. Roberts
Heroínas
Heroínas

Soy : Hija de Blancanieves y James
Mensajes : 53
Empleo /Ocio : La Salvadora
Fecha de inscripción : 23/06/2012

Ver perfil de usuario http://www.twitter.com/sheila016

Volver arriba Ir abajo

Re: ¡No son fantasias y voy a demostrarlo!

Mensaje por Paula A. Mills el Vie Feb 15, 2013 9:43 am

Nunca pensó que el sonido de una voz escuchada a través de un walkie pudiera ofrecerle tanto consuelo. Lucy estaba allí, iba a buscarlas. Le dedicó una amplia sonrisa a Rebecca, mucho más tranquila ahora que se sabía a salvo, e incapaz de continuar quieta y sentada, se puso de pie y empezó a dar pequeñas vueltas, cogiendo la mochila del suelo y volviéndola a dejar, sin saber que hacer exactamente para esperar hasta que Lucy las encontrara.

Poco rato después, ambas pudieron oír como unos pasos resonaban en dirección a ellas, y casi de inmediato, la voz de Lucy que las llamaba. Paula dio un respingo y le respondió con un grito.

- ¡Lucy! ¡Estamos aquí! - y al alzar la voz, las paredes a su alrededor vibraron, dejando caer algunas rocas.

Paula ni siquiera reparó en eso, porque ya había echado a correr hacía donde empezaba a intuir la silueta de Lucy. Casi sin darse cuenta, las lágrimas empezaron a empañarle los ojos, a ella que nunca lloraba en público y que fingía ser una niña valiente. No iba a admitirlo, pero se había asustado.
Casi se hechó encima de Lucy, abrazándola con fuerza y escondiendo su cara contra su camiseta, sin querer dejar que la viese llorar.

- Lo... Lo siento. Sé que no debí venir... Fue una estupidez. Pero quería... Quería buscar algo para convencerte de que hay una maldición. No te enfades conmigo... No... No te marches de Storybrooke. - y esa última frase que acabó por salir medio ahogada entre sollozos era lo que le daba más miedo de todo aquello, haber fastidiado la cosa hasta tal punto que Lucy decidiera que no le interesaba tener nada que ver con una niña consentida y malcriada que siempre tenía que terminar haciendo lo que quería... Y desp ués de unos instantes añadió deprisa, porque aquello también era importante que lo oyera - Rebecca no ha tenido culpa de nada. Ha intentado hacer que no viniera y cuando no le he hecho caso me ha seguido para cuidar de mi... La culpa es mia. Toda mia. - y volvió a esconder la cara contra la camiseta de Lucy, apretando un poco más fuerte los brazos con los que le rodeaba la cintura.

_________________

[Tienes que estar registrado y conectado para ver esa imagen][Tienes que estar registrado y conectado para ver esa imagen][Tienes que estar registrado y conectado para ver esa imagen]
Paula Mills
avatar
Paula A. Mills
Heroínas
Heroínas

Soy : La nieta de Blancanieves
Mensajes : 79
Fecha de inscripción : 22/06/2012

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: ¡No son fantasias y voy a demostrarlo!

Mensaje por Lucy A. Roberts el Miér Abr 17, 2013 7:47 am

Estaba tremendamente preocupada, pero si quería que aquello saliera bien debía mantener la mete fría, por lo que procuraba guardar la calma en todo momento; por suerte, su mente analítica de periodista al ayudaba a centrarse primordialmente en las dos cosas más importantes: encontrar a Paula y a Rebecca, y recordar el camino de vuelta. Procuraba no acercarse mucho a la pared y caminar mirando bien donde pisaba, no quería arriesgarse a que se produjera ningún derrumbamiento, y toda precaución era poca en aquel momento.

Cuando distinguió aquellas siluetas, no tuvo que fijarse mucho tiempo para distinguirlas, pues en seguida Paula contestó a su llamada, provocando una pequeña vibración en las paredes de la cueva que preocuparon considerablemente a Lucy y comenzando a correr en su dirección. Podía apreciarse un cambio en la joven Roberts: ahora estaba algo menos tensa y una pequeña sonrisa de alivio al ver que está sana y salva, aunque todavía tienen que salir de allí. Que Paula prácticamente se echara encima de ella la pilló por sorpresa, al fin y al cabo, Lucy seguía sin acostumbrarse a ese tipo de muestras de cariño; pero cuando la pequeña empezó a hablar, no pudo evitar abrazarla, en un intento de consolarla. –Shhh… Paula, tranquila. –dijo cuándo ella terminó de hablar, acariciando levemente la cabeza de la niña, en un vano intento de que dejara de llorar. No sabía cómo reaccionar ante aquellas situaciones, nunca lo había sabido, por lo que se quedó un rato mirándola sin saber bien que decir, hasta que finalmente las palabras brotaron de sus labios. –No estoy enfadada, ni con Rebecca ni contigo.– la rodeó con fuerza, había pasado un verdadero mal rato mientras el walkie talkie había estado apagado, incluso cuando había descendido ella a las minas, y aun así, todavía no se le había pasado, hasta que no estuvieran las tres fuera de aquel lugar no estaría del todo tranquila. – Y no voy a irme de Storybrooke, todavía no.

Se apartó un poco de ella, aflojando el abrazo, y se acuclilló quedando a su altura. – Todavía tenemos que salir de aquí. Y esa es una parte importante de la Operación Cobra.– dijo sonriéndola levemente. No, no creía en la maldición, al menos no como Paula quería que ella creyera, pero no podía evitar no querer defraudar a aquella niña. Alzó la mirada y la fijó en Rebecca, que se encontraba unos pasos por detrás de ellas. – El conducto por el que he descendido yo no está lejos de aquí. Será mejor que nos demos prisa. – entonces recordó el walkie que le había dado el jefe de policía y lo cogió, pulsando el botón para hablar. –Las he encontrado, nos dirigimos al conducto de ventilación.– volvió a colgarlo del arnés que llevaba puesto y sacó el mapa, echándole una ojeada para asegurarse de que escogía el camino correcto. –Vamos, en marcha. Por aquí. – comenzó a caminar ella delante, guiándolas.

_________________

[Tienes que estar registrado y conectado para ver esa imagen]
She was a girl who had nothing until she found her way back home.



avatar
Lucy A. Roberts
Heroínas
Heroínas

Soy : Hija de Blancanieves y James
Mensajes : 53
Empleo /Ocio : La Salvadora
Fecha de inscripción : 23/06/2012

Ver perfil de usuario http://www.twitter.com/sheila016

Volver arriba Ir abajo

Re: ¡No son fantasias y voy a demostrarlo!

Mensaje por Contenido patrocinado


Contenido patrocinado


Volver arriba Ir abajo

Página 2 de 2. Precedente  1, 2

Volver arriba

- Temas similares

 :: Alrededores :: Minas

 
Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.